Rutas senderismo palencia


Paisajes Montaña Palentina from riomeldo on Vimeo. Montaña palentina. Red de turismo rural. Arquitectura típica de montaña. Pantano a 3km. Cervera de Pisuerga Villa con un antiguo esplendor , rodeada de pantanos y bosques autóctonos. La pernía es su comarca de influencia camino de potes repleta de pueblecitos ganaderos. Espigüete, Peña Prieta. Cerca hay un mirador sobre el valle del Ebro. Covalagua es una surgencia de agua con ciervos. Saldaña-La Olmeda Saldaña guarda un tesoro: Pequeña experiencia visual y gustativa de las cualidades de nuestro entorno.

Aguilar de Campoo. Vamos a encontrar numerosas casonas y palacios con escudos. Cervera de Pisuerga. Villa con un antiguo esplendor , rodeada de pantanos y bosques autóctonos. Fuente romana de la Reana. Cueva de los Franceses. Saldaña-La Olmeda. Saldaña guarda un tesoro: Casacada de Mazobres. Ruta por la falda del pico Espigüete sobre una senda bien definida que acaba en una cascada de 12mts. Santuario del Brezo, Manantial de Villafría Valle por donde discurre uno de los muchos arroyos que bajan de las montañas de la Peña, Barranco de los Valles.

Barranco de los Valles. Ruta de amplios espacios y soledades. Cueva de la Calderona. Pozo de los Lobos. Senda la Pedrosa. Los primeros kilómetros caminamos en dirección este, dejando el río a nuestra derecha. Al final de dicho tramo, cruzamos el río por el Puente Pucherin. A partir de aquí el valle cambia de orientación y la pista asciende levemente en dirección norte hasta Santa Marina, donde el Carrión recibe las aguas del arroyo de Arauz. De nuevo el valle cambia de dirección.

Volveremos a acercamos al río en el Estrecho, donde el valle se encoge entre las laderas del Lezna 2. Al final de la explanada de Vega los Cantos, el Carrión recibe por nuestra izquierda al arroyo del Ves, cuyas aguas se precipitan por la pendiente en una multitud de cascadas. Son las escaleras del Ves. Un sendero asciende junto por la orilla del arroyo entre las cascadas hasta el mismo pozo de Curavacas.

Senderismo en Palencia

También podemos llegar continuando por la pista, que cruzan algo mas arriba el río Carrión, al que dejamos trepando ya en busca de sus fuentes. Quienes decidan hacer este itinerario a pie, deben saber que su longitud y dureza exigen un gran esfuerzo. El pozo Curavacas, sobre el cual existen leyendas tan misteriosas como la profundidad de sus oscuras aguas, es un lago de origen glaciar, uno de los muchos que se esconden bajos los circos formados por los hielos entre las cumbres cercanas.

Estos puertos, aunque administrativamente pertenecen a la provincia de Palencia, son propiedad de gentes de los valles de la Liébana, en la vecina Cantabria. Los pastores de esos pueblos se afanan durante el verano cuidando aquí sus ganados hasta que la nieve les empuja hacia sus casas. Son gente afables y de buen trato, siempre dispuestos a compartir una conversación. Tan solo alguna mancha de roble cerca de Vidrieros y un rodal de abedul en las inmediaciones de Santa Marina.

El topónimo de Pineda parece sugerir la. Creada en , ocupa buena parte de la Montaña Palentina, en su sector occidental. Las principales especies cinegéticas son los grandes herbívoros: También se caza el jabalí y la perdiz. La especie estrella es el ciervo, apreciado como trofeo por su corpulencia y gran cornamenta. De costumbres nocturnas, se alimenta de hierbas, hojas y brotes tiernos, etc. Los grandes machos braman y pelean golpeando su cuernos para establecer la jerarquía y el dominio sobre las hembras. Si así fue, hoy nada queda para corroborarlo. Entre las flores silvestres que adornan estos parajes encontramos lirios, narcisos, acónitos, tulipanes silvestres, vedegambres, gencianas mayor y de primavera y gamones.

El oso pardo se desplaza por dichos valles y montañas en sus correrías.

Vencimiento del Dragón en Alcañiz

El lobo también tiene presencia en estos pagos. El pozo Curavacas alberga al tritón alpino y la rana bermeja. Entre los roedores, en los pastizales de cervuno corretea el topillo nival. Anidan aquí entre otras aves el treparriscos, el acentor y gorrión alpinos, el pechiazul. Podemos contemplar también sobre las cumbres el vuelo de las grandes rapaces que anidan en los cantiles y riscos: Hoja Otros atractivos. El alto valle de Pineda es punto de partida para otras muchas excursiones montañeras.

Merece la pena acercarse hasta la Laguna de Fuentes Carrionas, nacimiento del Carrión, enclavada en un magnífico circo glaciar. En invierno y al comienzo de la primavera la nieve y al agua pueden dificultar el acceso. Un kilómetro después de pasar el pueblo de San Salvador de Cantamuda, una carretera local nos lleva hasta Santa María de Redondo, punto de inicio de esta excursión. Al final del pueblo, cruzamos un puente que salva el arroyo Lombatero y seguimos la pista que transcurre paralela a la escombrera de.

A partir de aquí el camino asciende dejando el río a la izquierda.

Junto al cruce hay una señal que limita el acceso de vehículos. El Pisuerga recibe a nuestra derecha las aguas del arroyo de Tejedo. Sin cruzar el río, tras pasar por unas camperas, el camino, ahora apenas un sendero, asciende por el fondo del valle, cerca del río. Abajo divisamos el valle y a la izquierda hermosos bosques de haya. Pasamos la majada y tomamos una pista que nos introduce enseguida en un bosque de roble por el que descendemos hasta encontrarnos con el camino por el que hicimos la ascensión.

Los lugares de nacimiento de los ríos suelen ser objeto de modernas peregrinaciones. No podía suceder de otra forma con el nacimiento del Pisuerga, que a los citados encantos une el misterioso atractivo que otorga el surgir de una profunda cueva. En su origen, un humilde Pisuerga recoge las aguas nivales de las montañas que rodean el idílico valle de Redondo, perteneciente al municipio de la Pernía.

Tradicionalmente, Fuente del Cobre ha sido considerada como lugar de nacimiento del río Pisuerga. Esta ha sido explorada por varios equipos de espeleólogos. Para los interesados en el tema, Gonzalo Alcalde Crespo ha realizado una excelente monografía. Ocupan laderas umbrías orientadas al norte, a veces, en fuerte pendiente. Los colonizadores de estos valles tras la reconquista, talaron muchos hayedos para obtener praderas y pastizal es, aprovechando sus suelos profundos.

Los que quedan han sido explotados intensivamente para la obtención de leñas. Son comestibles y muy nutritivos, aunque no conviene abusar de ellos, pues parece ser que perjudican al hígado. En años de buenas cosechas los osos comen grandes cantidades de estos frutos, almacenando bajo su piel las grasas necesarias para pasar el duro y frío invierno.

Rutas y Excursiones en Palencia

Su madera, de coloración clara, es muy apreciada en carpintería y ebanistería y usada tradicionalmente para la elaboración de albarcas y aperos de labranza. A lo largo del recorrido encontramos otras especies que suelen aparecer acompañando a las citadas: En el sotobosque y en las orillas de los arroyos aparecen flores silvestres como la aguileña y el acónito. Donde falta el matorral, en las brañas, el espacio lo ocupan las praderas de montaña. Abundan también aquí otros grandes mamíferos como los jabalíes, ciervos y corzos. En los alrededores de la cueva es habitual la presencia de chovas piquirroja y piquigualda y aviones roqueros.

Buitres y alimoches sobrevuelan las cumbres. En los pueblos del valle se conserva una rica arquitectura rural con abundantes casas blasonadas. Los vecinos de los Redondos y Brañosera celebran cada nueve años la fiesta de la mojonera. Recorren los mojones que delimitan sus términos, finalizando con una fiesta campestre. Unos metros antes de llegar al pueblo, a la derecha de la carretera, tomemos un camino que asciende en suave pendiente, rodeando primero el pueblo por el este y remontando después la ladera del Cerro San Cristóbal.

Senderismo | Portal Diputación de Palencia

Tras franquear una cerca ganadera, el camino nos introduce en un bosque mixto de roble y haya. Arropados por la espesura, descendemos. A partir de aquí ascendemos de nuevo hasta otra pequeña escombrera donde termina el camino. Desde la escombrera, a la derecha, una senda, bien marcada por las pisadas, supera, en fuerte pendiente, el breve tramo que nos separa de la maciza figura del Roblón. Para el regreso, podemos desandar lo andado hasta la carretera, o seguir nuestra propuesta. Descendemos unos metros por el mismo sendero para desviarnos a la derecha por un camino bien marcado.

Junto a un chozo, salimos del bosque y llegamos a un pequeño valle, por el que una pista desciende hasta la orilla del pantano de Requejada. Allí encontramos un cruce en el camino, debiendo continuar hacia la izquierda, bordeando el embalse. Muy pronto la pista se corta, aunque una senda prolonga su trayecto en dirección a Vañes. Cerca del pueblo una cerca para el ganado nos impide continuar por el antiguo camino carretero, muy abandonado e invadido por la maleza.

Siguiendo la cerca por la izquierda, enseguida encontraremos el camino por donde iniciamos la ruta. El roble ha simbolizado desde siempre la fortaleza y la majestad. Por encima de todas estas virtudes habría que añadir la de la prodigalidad, ya que del roble, como del cerdo, se aprovecha todo ver recuadro.

Sus señas de identidad son: Quercus petraea Liebl. Perímetro del tronco: Edad estimada: Los robledales han tenido gran importancia en la economía tradicional de la comarca. Sus frutos y sus hojas, recogidos o en montanera, se utilizan como alimento para el ganado. Han proporcionado leñas y carbón vegetal para hogares y fraguas. Y no debemos olvidar que los excelentes suelos sobre los que se asientan los cultivos y praderas los debemos, casi siempre, a la lenta labor de antiguos robledales hoy talados.

El mantenimiento del buen estado de salud de estas masas boscosas es imprescindible para la supervivencia del oso pardo, pues le proporcionan alimento y refugio.


  • Palencia: Rutas de senderismo y montaña by Feriaturiscyl Feriaturiscyl - Issuu;
  • Rutas para recorrer la Montaña Palentina.
  • La Montaña Palentina;
  • Rutas de Senderismo en La Montaña Palentina.
  • Rutas y Excursiones en Palencia.
  • Palencia, turismo, Rutas turísticas, Montaña Palentina, turismo rural, Parque natural.

Estos bosques ofrecen refugio y sustento a otras especies de mamíferos como el corzo, el jabalí y el zorro, mustélidos como la comadreja, la garduña y el armiño; roedores, reptiles y una infinidad de insectos como mariposa y libélulas. Entre las aves podemos tener la ocasión de observar pinzones, herrerillos, trepadores, zorzales, torcaces, cuervos, aguilas ratonera y culebrera.

Merece la pena visitar los verdes valles y los pueblos de la Castillería: Estalaya, Verdeña, Celada de Roblecedo, San Felices de Castillería y Herreruela de Castillería, en los cuales se conservan los mejores ejemplos de arquitectura popular dentro de la Montaña Palentina. En San Felices de Castillería la iglesia de bella fabrica posee una elegante espadaña.

También posee este pueblo una ermita de Santa Teresa que conserva unas interesantes pinturas murales del siglo XV. En Cervera de Pisuerga podemos pasear por la plaza porticada situada en el centro del pueblo con algunas casonas blasonadas y visitar la iglesia gótica de Santa María del Castillo con un hermoso retablo en la capilla de Santa Ana donde destaca la tabla central que representa la Adoración de los Reyes, de honda raigambre flamenca.

do-test.es.net/13311-donde-salir-para.php Iniciamos a pie el sendero, que asciende por la ladera junto al arroyo del Canal hasta el collado que divide ambas vertientes de los ríos Rubagón y Pisuerga. Una vez arriba en el collado, por un sendero que recorre el cordal nos dirigimos al Alto Canalejas 2. Desde Valdecebollas el camino desciende en dirección suroeste hacia el Cueto 2. En este tramo confluyen varias pistas de uso ganadero.

Continuamos por la primera, a nuestra izquierda, que desciende en dirección este por el valle del arroyo de Pamporquero. A media ladera el camino se bifurca. Por la derecha la pista nos lleva a Barruelo a través de un excelente bosque mixto de haya y roble. Por la izquierda, tomando como referencia la línea eléctrica de alta tensión, el camino nos devuelve a Brañosera, cuyo caserío ya es visible al fondo.

Desde el abandonado refugio de El Golobar, situado a 1. Al llegar al collado avistamos hacia el noroeste el Valle de Redondo, pudiendo divisar en el fondo la Cueva del Cobre y el sumidero del Sel de la Fuente, donde nace el río Pisuerga. En las dos vertientes podemos observar manifestaciones de glaciarismo cuaternario en las zonas altas de los valles. A ambos lados se distinguen las morrenas y los efectos de la erosión glaciar. Siguiendo la senda en dirección oeste nos dirigimos hacia el pico Valdecebollas. En este trayecto, el terreno presenta una coloración rojiza por la presencia de minerales de hierro.

Rutas de Senderismo en la Provincia de Palencia

Antes de llegar al Valdecebollas la senda deja a nuestra izquierda el alto de Canalejas, cumbre en cuya cima quedan restos visibles de alguna trinchera de la Guerra Civil. Hacia el oeste Peña Prieta 2. Hacia el suroeste Peña Redonda 1. Al noroeste Picos de Europa. Frente a nosotros la Sierra de Peña Labra. Oso pardo Ursus arctos arctos El topónimo de Brañosera Brannia Osaria ya nos advierte de la abundancia de osos en el pasado en estas tierras. El oso es un mamífero plantígrado que se caracteriza por su enorme talla casi los dos metros de altura y unos doscientos kg. En verano voltea enormes piedras en busca de insectos y larvas, no desdeña la carroña de los grandes ciervos que encuentra y le encanta la miel silvestre.

En invierno, con las nevadas y cuando el alimento escasea hiberna, excavando oseras o en cuevas naturales que acondiciona. En la osera, la hembra, en el mes de enero, pare dos diminutos oseznos. El oso vive en los grandes bosques caducifolios y en valles y montañas poco transitadas. Tres son las breas de distribución: Cerca de Brañosera dejamos a la izquierda el grandioso bosque de La Pedrosa, de haya y roble y una extensa mancha de abedul. Buitres leonados, alimoches, agallas reales y perdicera sobrevuelan las cumbres.

El pito negro abunda en los bosque de haya y por desgracia el urogallo fue extinguido en los montes de Brañosera por los años Datos de interés. La Carta Puebla de Brañosera, fechada en el año , certifica el origen del pueblo en las repoblaciones iniciadas por los reyes leoneses en los albores de la reconquista. A partir del otoño la caía de las hojas de las hayas facilita la localización de la tejeda. Desde la carretera se ve, en toda su amplitud, el valle de Tosande, un profundo tajo verde abierto entre las cumbres calizas del Macizo de la Peña.

El camino desciende, buscando el valle. Aparecen los primeros afloramientos de roca caliza entre los que crecen encinas y rebollos de porte arbustivo. El valle se va. Al final de la garganta el valle se ensancha. Un circo de cumbres calizas rodea los pastizales que ocupan el fondo: En la ladera de Peña Oracada, a nuestra izquierda, se abre un vallejo en el que se asienta un espeso hayedo. La tejeda se encuentra en el borde superior de este bosque. A la hora de diseñar este sendero nos han asaltado las dudas. Pero es tanta la popularidad que ha adquirido que poco podríamos hacer para limitar las visitas, algo que por otra parte debe corresponder a los gestores del futuro Parque Natural.

Como por ejemplo, arrancar plantas o parte de las mismas o recoger semillas o retoños de los tejos. En la Montaña Palentina se encuentra disperso y es rara la ocasión en que se encuentran varios ejemplares juntos. La regeneración de la especie en Tosande se ve dificultada por la abundancia de grandes herbívoros salvajes, que se comen los brotes tiernos y las ramillas de las plantas jóvenes.

Antiguamente se reunían aquí los rebaños de todos estos pueblos a los que se añadían en verano las merinas procedentes de Extremadura. Tejo Taxus baccata L. De porte piramidal y de crecimiento lento 2,5 cm. Las hojas, perennes, se disponen en dos filas horizontales y opuestas, de color verde oscuro en la parte superior y verde amarillento con dos líneas blanca en la inferior. El tejo es dioico, es decir, cada sexo en pies distintos; su fruto es venenoso, de color verde al principio para llegar a la madurez de un color rojizo.

Abundante antiguamente, ha sido relegado a lugares muy recónditos y de difícil acceso. La tejeda de Tosande se encuentra integrada y escondida en la parte alta de un hayedo en el que aparecen también pies aislados de roble albar, acebos, mostajos y avellanos. También viven otras especies como helechos, daphne laureola, heleboros, euforbias, etc.

FAUNA La variedad de ecosistemas que alberga este valle escondido propicia una fauna asimismo variada y abundante. Los frutos de hayas y robles proporcionan alimento a especies como el jabalí y el lirón careto. Como tantas otras zonas de la Montaña, Tosande es zona de paso para el oso. Abundan el ciervo y el corzo, que ramonean los brotes tiernos de los tejos, poniendo en peligro la regeneración de la especie.

Entre las aves, podemos destacar los picos mediano y menor, mirlos, zorzales, callaba gris y curruca zarcera. Hojas , y En Dehesa de Montejo tenemos la iglesia de San Pelayo del s.

rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia
rutas senderismo palencia Rutas senderismo palencia

Related rutas senderismo palencia



Copyright 2019 - All Right Reserved